ÉXITO DE PÚBLICO EN LAS VISITAS GUIADAS DE MAYO AL MUNICIPIO DE GALDAMES POR CARLOS GLARIA

Durante los cuatro domingos del mes de mayo, el ayuntamiento de Galdames organizó diferentes visitas guiadas al municipio centradas cada una en una zona determinada de la localidad, con degustación incluida de productos de la tierra. El programa «Bat-batean Galdames» ha descubierto su rico y desconocido patrimonio, etnografía, historia, tradiciones y toponimia, restos de la minería, edificios de trazo medieval como caseríos y casas torre o tradiciones. Para ello han contado con un guía de excepción, el etnólogo y filólogo Carlos Glaria, un gran conocedor de la cultura y patrimonio de Las Encartaciones
IMG_8832
portada-guia-de-galdames_648_11
Hemos acompañado a Carlos en la primera visita cuyo eje giraba en torno a «La impronta rural de Galdames» y de como se manifiesta de modo particular en esta zona. Hemos indagado en las raíces del municipio a través de sus campos, caseríos, hornos de pan, ermitas, viejos caminos e interesantes topónimos que nos dan las claves de los orígenes, porque como dice Carlos, «si tiene nombre ahí ha habido algo». Y añade que aquí se conservan muchos de los vestigios más antiguos de diferentes épocas, empezando desde la Prehistoria. Ya en época medieval, muchos linajes históricos de Bizkaia tienen su origen en Galdames.
FullSizeRender (6)
IMG_8874 (2)
En el itinerario supimos de los vestigios visigodos en las cuevas prehistóricas de Arenaza, o el castro de Salcedo. En los montes colindantes restos de algunas construcciones funerarias prehistóricas como túmulos y dólmenes y vestigios de la edad de los metales de 4000 años de antigüedad atestiguan la presencia de comunidades dedicadas a labores de pastoreo, recolección y caza. Partiendo del barrio de San Pedro hacia San Francisco, Txabarri, Alto de Umaran e Illeta, hemos sabido de la llamada «Ruta de los Galdameses» que llegaba hasta Barakaldo y la ruta del Camino Real que provenía de Güeñes. Hemos aprendido sobre el fuero del txakolí, sobre la vida cotidiana en los diferentes barrios, en la que cada uno poseía una ermita como punto de reunión social. Además del aprovechamiento comunal de tierras y pastos, se compartían los hornos. Nos enseñó a distinguir entre el paisaje creado, con casas y zonas de explotación, donde se levanta la Casa Golluri la más antigua de todas las del municipio y posiblemente de Bizkaia, de finales del siglo XV, que sigue esquemas similares a otras de este período, con un hermetismo importante, donde destaca el original arco de entrada.
IMG_8847
IMG_8843
FullSizeRender (7)
Tras visitar la Ermita de San Cosme y Damián, con un coro y altar de valor, nos dirigimos a Arbori, donde semienterrada bajo una aparente roca se encontraba un nido de ametralladora o bunker que forma parte del patrimonio cultural del Cinturón de Hierro de Bilbao.
IPHONE 865_opt
FullSizeRender (11)
igkl
El palacete de tipo rural es el más abundante y entre ellos destaca el Palacio de Soleguia, en el barrio de Txabarri, un ejemplar que denota su cronología por el blasón de su fachada principal albergando armas de los Loizaga, Garay, Del Campo y Castillo, y que por lo demás su austeridad y el paso del tiempo lo han relegado a una degradada casa de labranza.
FullSizeRender (16)
FullSizeRender (8)
La siguiente visita rezaba en torno a las palabras que un cronista medieval dijo refiriéndose a Galdames «como el país más solariego» lo que comprobamos recorriendo los caminos de huellas medievales salpicados de torres y palacios, por donde se accede a la Ermita de Santiago de Loizaga (siglo XVI), en el barrio Concejuelo, próxima a la Torre de sus antiguos patronos, donde se custodia el santo hoy en día.
683598_es--xl_opt
img_3273(1)
El tercer domingo se dedicó a Montellano y sus barrios donde nació Antonio Trueba, cuyos relatos están repletos de referencias al mundo tradicional de Las Encartaciones. Esa visita sobre las «Tradiciones Encartadas» hizo un recorrido por la idiosincrasia y formas de vida de nuestra comarca, tomando como referencia sus escritos. Como anécdota, en Torre Loizaga se exhibe en una de sus paredes la primera poesía que escribió Trueba, dedicada a la Torre de Loizaga, cuyo nombre significa «lugar de lodo», según Carlos.
homenaje-trueba-2014-0001
poesia-trueba_opt
El último domingo de mayo se exploró el céntrico núcleo de San Pedro y los barrios de La Aceña y Arenaza en busca de su rico patrimonio industrial originado en la minería del hierro que modificó para siempre la localidad. Como testigo de estas transformaciones se alza el monumento a Martínez de las Rivas en la plaza de San Pedro, el cual también cuenta con una fuente conmemorativa. Sobre el pedestal, obra de Garcí González y Mariano Benlliure, se plasman reproducciones de escenas de los trabajos, que a principios del siglo XX se realizaban en las minas de hierro.
FullSizeRender (1)
FullSizeRender (17)
FullSizeRender (13)
FullSizeRender
Alabamos esta iniciativa que ha permitido que numerosos vecinos y turistas descubran el gran tesoro patrimonial que esconde este municipio, donde no ha faltado cada domingo una degustación de productos locales, acompañado del laureado pan de Galdames y de txakoli
FullSizeRender (14)

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?