EL FUNDADOR

Situada en un cautivador paisaje entre las montañas del País Vasco a treinta kilómetros de Bilbao en una comarca -las Encartaciones- donde la naturaleza, el arte y la historia juntan sus fuerzas, se erige desde el siglo XIV la majestuosa fortaleza de Torre Loizaga, antiguo bastión defensivo de linaje Ochoa García de Loyzaga. Fue rescatada de sus ruinas por el empresario y coleccionista originario de Galdames, Miguel de la Vía, que emprendió y diseñó una colosal tarea de reconstrucción a manos de expertos canteros que abarcaría décadas de artesanal y dedicado trabajo.

Un lugar preciso y escogido para dar cobijo a una colección única que comenzó por el especial entusiasmo del Fundador hacia Rolls-Royce. Un impresionante conjunto de automóviles fruto de un exhaustivo estudio de la firma británica complementado por una serie de piezas de diferentes marcas de coches clásicos y modernos que datan desde los albores de la era del automóvil hasta nuestros días.

Hoy podemos disfrutar de este exclusivo enclave a través de las visitas al Museo de Coches Clásicos y Antiguos, convertido en punto de encuentro ineludible para todos los amantes del motor, la naturaleza y la historia. La belleza del entorno y la calidad de sus instalaciones garantizan asimismo el éxito de los eventos más exigentes.

Sobre los vestigios de la antigua torre se alzaron veinticinco metros los muros mientras troneras, vanos y almenas impregnaban de un aire medieval al conjunto. El añadido de una muralla dotada de cubos, barbacana y puente levadizo resalta el carácter de recreación “en clave romántica” de la primitiva construcción.

«Miguel de la Vía vislumbró a partir de unas ruinas un nuevo y majestuoso conjunto arquitectónico que alberga una gran colección de coches clásicos»

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?