1895 París-Burdeos-París: la I gran carrera de la historia

1895 PARÍS-BURDEOS-PARÍS. LA PRIMERA GRAN CARRERA DE LA HISTORIA
Desde el 11 al 13 de junio de 1895, los pioneros del automóvil -Penhard, Levassor, Benz, Peugeot, Bollée, Michelin, deDion- confrontaron sus máquinas a lo largo de 1200 km entre París y Burdeos.
La competición supuso, para el automóvil, el triunfo del petróleo sobre el vapor y la aparición del neumático con cámara de aire.
Participantes en la carrera
Veinte vehículos (y tres bicicletas a petróleo), a menudo conducidos por los propios constructores, tomaron la salida en París, donde sólo nueve llegaron a franquear la meta. El primer premio fue para un Peugeot de petróleo, que invirtió 59 horas y 48 minutos, mientras que Levassor no recibió más que el segundo, aun siendo el más rápido con un tiempo de 48 horas y 48 minutos y una media de 25km/h. El reglamento de la carrera especificaba que sólo los coches de cuatro plazas podían optar al primer premio, y su vehículo de petróleo era de dos plazas.
De los seis coches de vapor en competición, sólo uno -en última posición- atravesó la meta dos días después que los de petróleo. El único coche eléctrico finalizó su recorrido en Burdeos.
Monumento a Émile Levassor en la Plaza de la Porte Maillot de Paris
Asociado con René Panhard para fabricar automóviles bajo la marca Panhard-Levassor, este ingeniero y piloto parisino nacido en 1843, inventó y perfeccionó las máquinas que luego probaba en las carreras. Pese a ser descalificado de la París-Burdeos-París por no conducir el vehículo reglamentario, su gesta fue merecedora de grandes honores.El 26 de noviembre de 1907 fue inaugurado en la entrada del Bois de Boulogne un monumento de piedra -un relieve de los escultores Aimé-Jules Dalou y Camille Lefèvre- el primero erigido a un hombre vinculado al mundo del motor y con un motivo automovilístico. Representa a Levassor en el momento de cruzar la meta al tiempo que es aclamado por el público.
Posteriormente, se convertiría en una de las primeras víctimas ilustres del mundo del motor al morir a consecuencia de las heridas sufridas en un accidente en la carrera París-Marsella-París de 1896.

Tags:
1 Comentario
  1. Coche clásico 3 años

    No tenía ni idea de la historia de esta carrera y me ha parecido muy interesante… Y el monumento a Émile Levassor simplemente impresionante. Muchas gracias por compartir este post y un saludo

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?