1922 Rolls-Royce Silver Ghost DHC “Springfield Cabrio” #5BG

1922 Rolls-Royce Silver Ghost DHC “Springfield Cabrio” #5BG

1922
Chasis: 5BG
Carrocería: Brewster

La gran demanda del modelo Silver Ghost existente en el mercado americano propició la implantación en 1921 de una fábrica en Massachussets, en la localidad de Springfield. Aunque en un principio se pretendió que el modelo 40/50 fuera idéntico a su homólogo de Derby, las condiciones locales y las preferencias de los clientes pronto forzarían los cambios. Progresivamente se fueron introduciendo piezas mecánicas americanas, más baratas que las importadas, que afectaban a los magnetos, sistema de ignición, generadores y demás accesorios. Algunas mejoras serían incorporadas posteriormente a la fabricación inglesa, como el sistema de engrase centralizado o el doble encendido por bobina

De color negro en las cuatro puertas y de capota de lona de color hueso, accionada por varillas, este descapotable presenta unos rasgos identificativos propios de la factoría de Springfield, como son los grandes parachoques, los faros de tambor y la posición del volante en la parte izquierda

Incorpora en los laterales del capó las trampillas de ventilación y en los estribos una caja de batería y dos ruedas de repuesto, a diferencia de los ejemplares anteriores. La parte trasera incluye un gran baúl. Los asientos son de cuero negro y la moqueta de color beige. Dispone de dos transportines y de una pantalla quitavientos para los pasajeros

Las mejoras mecánicas realizadas en esta época contemplaban el arranque eléctrico, el reemplazo de las antiguas lámparas de acetileno por luces eléctricas y el cambio de ubicación de la bomba

En el período de entreguerras floreció en todo el mundo una nueva clase, integrada por artistas y celebridades, que viajaban desde Hollywood a Cannes exhibiendo un lujo y un glamour que no era ajeno a los Rolls-Royce. Personajes literarios como el Gran Gatsby simbolizaban su éxito social a manos de un Silver Ghost, mientras que protagonistas de la era dorada del Jazz, como Cole Porter, no dudaban en cantar las excelencias de la doble R entrelazada

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?