Rolls-Royce Phantom II Cabrio DHC Aluminio

Rolls-Royce Phantom II Cabrio DHC Aluminio

1930
Chasis: 5GY
Carrocería: Wilkinson

El Phantom II fue el último de los grandes coches de seis cilindros en ser supervisado en todas las fases de producción por Henry Royce. Desde su lanzamiento, en 1929, sorprendió tanto por el esmerado cuidado en los detalles y en el diseño como por su mejorada ingeniería

Su más notable diferencia respecto a su antecesor radica en la disposición del chasis. Las modificaciones realizadas sobre los ejes traseros y el tren motriz permitieron que el marco fuera más bajo que antes, lo que permitía el montaje de elegantes cuerpos con apariencia más ligera y una conducción más estable. El chasis iba equipado con un innovador sistema de lubricación central y pesaba aproximadamente 3810 libras

Comparte el motor del Phantom I de seis cilindros y 7668 cc, pero a diferencia de éste, el motor está acoplado a la caja de cambios manual de cuatro velocidades. Además del incremento de potencia respecto a su antecesor, el motor alberga una culata de aluminio que reemplaza a la de hierro colado

El vistoso modelo de la exposición en aluminio pulido y de interior en cuero rojo está provisto de una capota de lona negra que se despliega entera hacia la parte trasera. Se sujeta por unas varillas de hierro forradas con madera

La característica más destacada reside en la nueva posición de las bocinas, eléctricas y con forma de cornetas, que abandonan el interior del vehículo para ser instaladas en la parte inferior frontal. La carencia de branquias de ventilación, tanto central como lateral, se explica por su condición de coche descapotable

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?